DISTRIBUIDOR OFICIAL DE HiPP EN MÉXICO

HiPP México

Diabetes gestacional: mantenerse saludable en el embarazo a pesar de la diabetes

Diabetes gestacional: mantenerse saludable en el embarazo a pesar de la diabetes

Alrededor del 20% de las mujeres embarazadas son afectadas por la diabetes gestacional, una condición más común de lo que se percibe generalmente. A diferencia de la diabetes mellitus, la diabetes gestacional suele ser temporal. Sin embargo, debe manejarse cuidadosamente para evitar graves consecuencias para la madre y el bebé.

¿Qué es la diabetes gestacional? 

La diabetes gestacional, también conocida como diabetes tipo 4, es una forma de diabetes que se presenta por primera vez y exclusivamente durante el embarazo. Se diferencia de la diabetes tipo 1 y la diabetes mellitus (tipo 2) en que suele "desaparecer" después del parto. La diabetes gestacional se caracteriza porque las células del cuerpo de la mujer embarazada tienen una disminución en la capacidad de absorber el azúcar de los alimentos, lo que mantiene los niveles de azúcar en sangre altos durante más tiempo.

Prevenir la diabetes gestacional 

Existen medidas sencillas para prevenir la diabetes gestacional: 

  • Mantén una dieta equilibrada y saludable 
  • Limita la ingesta de dulces y bebidas azucaradas 
  • Realiza ejercicio regularmente 
  • Si tienes sobrepeso, monitoriza el aumento de peso durante el embarazo

¡La dieta adecuada es crucial! Si se ven afectadas por varios factores de riesgo, puede ser beneficioso para las mujeres embarazadas revisar su dieta en una consulta nutricional. Una dieta diseñada para reducir los niveles de azúcar en sangre en ayunas puede prevenir la aparición de diabetes gestacional.

Aquí hay algunos consejos para aplicar en tu dieta: 

  • Evita los productos de harina blanca y otros alimentos que contienen "azúcares simples" o carbohidratos de "cadena corta". Estos causan un rápido aumento de los niveles de azúcar en la sangre. 
  • Opta por productos integrales. Aunque también contienen carbohidratos, estos son de una forma más compleja. Esto significa que el cuerpo tarda más en descomponerlos y usarlos, lo que resulta en un aumento más lento y constante de los niveles de azúcar en la sangre. 
  • Opta por carbohidratos o fructosa combinados con proteínas. Esto ralentiza el metabolismo de los carbohidratos. 
  • Toma cinco a seis comidas más pequeñas durante el día en lugar de tres grandes para evitar los picos de azúcar en la sangre. 
  • Mantén una hidratación adecuada, ya que esto también afecta el metabolismo. Las mujeres embarazadas deben beber de 1.5 a 2 litros de agua o té sin azúcar al día.

Desarrollo de la diabetes gestacional 

Los expertos no pueden determinar con certeza cómo se desarrolla la diabetes gestacional, pero suponen que las razones para su aparición son similares a las de la diabetes mellitus.

Muchas mujeres afectadas ya tenían resistencia a la insulina antes del embarazo, lo que significa que su cuerpo responde menos a la insulina, manteniendo niveles altos de azúcar en la sangre durante más tiempo. Durante el embarazo, la sensibilidad a la insulina disminuye aún más debido a los cambios hormonales relacionados con el embarazo. Normalmente, las mujeres embarazadas aún producen suficiente insulina para regular los niveles de azúcar en la sangre, pero en las mujeres con diabetes gestacional, la producción de insulina no es suficiente. 

Factores de riesgo de la diabetes gestacional 

Existen varios factores de riesgo para el desarrollo de la diabetes gestacional:

  • Sobrepeso u obesidad, ya que las células de grasa en el abdomen pueden promover la resistencia a la insulina.
  • Antecedentes familiares de diabetes mellitus, especialmente si hay familiares de primer grado con esta enfermedad.
  • Enfermedades preexistentes asociadas con resistencia a la insulina, como el síndrome de ovario poliquístico.
  • Edad avanzada durante el embarazo.
  • Historial de diabetes gestacional en embarazos anteriores, lo que aumenta el riesgo entre un 30% y un 70%.
  • Peso al nacer de hijos anteriores superior a 4.500 gramos o niños nacidos con malformaciones.
  • Abortos recurrentes o partos prematuros.
  • Uso de medicamentos que afectan el metabolismo de azúcar, como antihipertensivos, cortisona o ciertos antidepresivos.

Síntomas de la diabetes gestacional: ¡la prueba de azúcar brinda certeza! 

Los síntomas de la diabetes gestacional suelen ser inespecíficos y similares a los signos comunes del embarazo, como micción frecuente, sed intensa o fatiga. Por lo tanto, no indican directamente la presencia de diabetes gestacional. Para confirmar el diagnóstico, se realiza una prueba de tolerancia a la glucosa oral (oGTT, por sus siglas en inglés) entre las semanas 24 y 28 del embarazo. Esta prueba consiste en beber una solución de glucosa y luego tomar muestras de sangre para medir los niveles de azúcar en la sangre en diferentes momentos.

El tratamiento de la diabetes gestacional implica asesoramiento nutricional para seguir una dieta equilibrada y controlar los niveles de azúcar en la sangre. Se recomienda una ingesta calórica aproximada y se sugiere distribuir las comidas a lo largo del día. La dieta debe incluir productos integrales y una ingesta adecuada de fibra. En algunos casos, puede ser necesario usar insulina para controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Recuerda que cada caso es único, por lo que es esencial consultar con profesionales de la salud para recibir la orientación adecuada en el manejo de la diabetes gestacional durante el embarazo.