DISTRIBUIDOR OFICIAL DE HiPP EN MÉXICO

HiPP México

Azúcares añadidos en la dieta del lactante y el niño pequeño

El consumo de azúcares, particularmente de bebidas azucaradas o que contienen edulcorantes calóricos añadidos como sacarosa, jarabe de maíz de alta fructosa, concentrados de jugo de frutas, en niños y adolescentes supera las recomendaciones actuales, aumentando el riesgo de padecer enfermedades asociadas a su consumo como sobrepeso y obesidad infantil, diabetes mellitus tipo 2, riesgo cardiovascular, padecimientos metabólicos entre otros.

¿Qué son los azúcares añadidos y en qué se diferencian de los azúcares totales?

Los azúcares totales incluyen los azúcares que están presentes de forma natural en alimentos y bebidas nutritivas, como la lactosa. No existe un Valor Diario para azúcares totales porque no se ha hecho ninguna recomendación sobre la cantidad total que se debe consumir en un día.

La lactosa es un carbohidrato o azúcar natural presente en la leche materna y cuyas funciones están relacionadas con la modulación de la microbiota intestinal, favoreciendo el crecimiento de bacterias benéficas.

Las azúcares añadidas incluyen azúcares que se agregan durante el procesamiento de los alimentos (como la sacarosa o la dextrosa), alimentos envasados como edulcorantes (como el azúcar de mesa), azúcares de jarabes y miel, y azúcares de jugos concentrados de frutas o vegetales. Estos no incluyen los azúcares naturales que se encuentran en la leche, las frutas y las verduras.

¿Existen recomendaciones actuales sobre su consumo en niños?

Es conocido que el gusto por los sabores dulces es innato; a los seis meses de edad, los niños alimentados con leche materna persisten con preferencia por los sabores dulces, además de lo salado y umami. Esta preferencia puede incrementar como consecuencia a su exposición, ya que se asocia a liberación de endorfinas y dopamina. Por tanto, la introducción de bebidas azucaradas a temprana edad puede tener efectos adictivos sobre los sabores dulces a través de la señalización de dopamina sobre estructuras hipotalámicas en conjunto con otros sistemas neurotransmisores.

De acuerdo con el análisis de Pan L en la cohorte FPS II (Feeding Practices Study), el consumo de bebidas azucaradas durante el primer año de vida duplica el riesgo de obesidad a los seis años. Aquellos niños que ingirieron bebidas azucaradas antes de los seis meses tuvieron 92% más riesgo de obesidad que aquellos no consumidores.

Las directrices de la OMS sobre ingestión de azúcares en niños y adultos puntualizan que los azúcares simples no deben superar 5% del valor energético total de la dieta ya que pueden favorecer un balance energético positivo. Siguiendo esta recomendación, el aporte de azúcares libres entre los seis y 24 meses de vida no debe superar entre las 30 y 45 kcal.

Por su parte el comité de nutrición de la ESPGHAN hace las siguientes recomendaciones:

El consumo de azúcares libres o añadidas a los alimentos o bebidas debe reducirse y minimizarse con un objetivo deseable de <5% consumo de energía en niños y adolescentes de 2 a 18 años. La ingesta probablemente sea aún menor o nula en bebés y niños pequeños menores a 2 años.

¿Cómo se si mi paciente consume más calorías en forma de azúcares que lo recomendado?

Carlos es un niño de 2 años de edad. Su requerimiento diario de calorías es de 1000. Consideremos que consume dos tomas al día de fórmula de continuación o etapa 3 que le aporta 36 gramos de azúcares añadidas. Esto representa el 14.3% del total de su requerimiento calórico por día. Recordemos que la recomendación de la OMS y de la ESPGHAN es limitar el consumo a menos del 5% del total. Carlos está consumiendo un 9.3% extra.

¿Qué podemos hacer para disminuir el consumo de azúcares añadidos?

  1. Elegir alimentos y bebidas  sin azúcares añadidos
  2. Elegir alimentos que no sean procesados
  3. Disminuir el consumo de alimentos empacados

Para mayor información consulta el siguiente link.

Referencias:

  1. Fidler Mis, N., Braegger, C., Bronsky, J., Campoy, C., Domellöf, M., Embleton, N. D., Hojsak, I., Hulst, J., Indrio, F., Lapillonne, A., Mihatsch, W., Molgaard, C., Vora, R., & Fewtrell, M. (2017). Sugar in infants, children and adolescents: A position paper of the European society for paediatric gastroenterology, hepatology and nutrition committee on nutrition: A position paper of the European society for paediatric gastroenterology, hepatology and nutrition committee on nutrition. Journal of Pediatric Gastroenterology and Nutrition, 65(6), 681–696
  2. De elegir alimentos y bebidas, de azúcares añadidos, de la etiqueta de información nutricional., J. C. T. la I. (s/f). Azúcares añadidos: Ahora incluidos en la etiqueta de información nutricional. Fda.gov. Recuperado el 8 de febrero de 2023, de https://www.fda.gov/media/137912/download
  3. Romero-Velarde, E., Villalpando-Carrión, S., Pérez-Lizaur, A. B., Iracheta-Gerez, M. de la L., Alonso-Rivera, C. G., López-Navarrete, G. E., García-Contreras, A., Ochoa-Ortiz, E., Zarate-Mondragón, F., López-Pérez, G. T., Chávez-Palencia, C., Guajardo-Jáquez, M., Vázquez-Ortiz, S., Pinzón-Navarro, B. A., Torres-Duarte, K. N., Vidal-Guzmán, J. D., Michel-Gómez, P. L., López-Contreras, I. N., Arroyo-Cruz, L. V., … Pinacho-Velázquez, J. L. (2016). Consenso para las prácticas de alimentación complementaria en lactantes sanos. Boletin medico del Hospital Infantil de Mexico, 73(5), 338–356. https://doi.org/10.1016/j.bmhimx.2016.06.007
  4. Información, P. M., & de contactar a:, F. (s/f). PRINCIPIOS DE ORIENTACIÓN PARA LA ALIMENTACIÓN DE NIÑOS NO AMAMANTADOS ENTRE LOS 6 Y LOS 24 MESES DE EDAD. Paho.org. Recuperado el 8 de febrero de 2023, de https://www.paho.org/hq/dmdocuments/2009/Principios-orientacion-para-la-alimentacion-de-los-ninos-no-amamantados.pdf