DISTRIBUIDOR OFICIAL DE HiPP EN MÉXICO

HiPP México

0RGÁNICO

Para garantizar la mejor calidad orgánica las vacas HiPP se mantienen en condiciones adecuadas y pastan más de 200 días al año en praderas naturales, cultivadas sin fertilizantes minerales y sin pesticidas químicos y sintéticos. La alimentación natural de las vacas es esencial para asegurar la más alta calidad de leche saludable, rica en nutrientes y libre de toxinas.

0RGÁNICO DESDE EL PRINCIPIO

La leche de las fórmulas orgánicas proviene de vacas felices de libre pastoreo, criadas con altos estándares de bienestar, alimentadas con una dieta de pasto libre de pesticidas y mantenidas en granjas sustentables. Esto hace que su leche sea justamente lo que la naturaleza diseñó, leche natural, rica en vitaminas, nutrientes y todo tipo de grasas necesarias.

La leche de vaca orgánica utilizada en todas las fórmulas HiPP excede los requisitos establecidos en las normas de la Unión Europea garantizando la mejor calidad.

UNA FÓRMULA ORGÁNICA SIGNIFICA QUE ES LIBRE DE:

-Residuos químicos sintéticos
-Conservadores
-Colorantes y saborizantes artificiales
-Residuos de pesticidas e insecticidas
-Residuos de hormonas sintéticas y de crecimiento
-Organismos genéticamente modificados (GMO)
-Sustancias potencialmente tóxicas

Todos los papás queremos lo mejor para nuestros hijos. De ahí, el mantra “orgánico desde el principio”, ofrecer los alimentos más sanos y más puros siempre que sea posible. Los niños en crecimiento están desarrollando la función cerebral y los órganos internos para que duren toda la vida, por lo que su comida debe ser la más pura y nutritiva disponible.

LA LACTOSA

Los bebés, por norma general, toleran la lactosa sin ningún problema. La lactosa es el azúcar natural que se encuentra en la leche materna y es una excelente fuente de carbohidratos para los bebés. HiPP Combiotic sigue las mejores recomendaciones internacionales y solo contiene 100% lactosa como carbohidrato.

La lactosa es el azúcar natural propio de la leche materna humana y la principal fuente de carbohidratos. Casi todos los carbohidratos de la leche materna y de la leche de vaca son lactosa, que es una glucosa y una galactosa unidas. Este es justamente el tipo de carbohidratos que los bebés están diseñados a consumir, por lo que tienes grandes beneficios como:

  • -Facilidad para digerir.
    -Excelente fuente de carbohidratos.
    -Facilita la absorción de calcio.
    -Es una fuente importante de energía para los bebés.
    -Ayuda a que crezcan las bacterias buenas en los intestinos de los bebés.
    -No aumenta el nivel de azúcar en la sangre como lo hacen otros azúcares procesados.

Todos los bebés nacen con la capacidad de digerir la lactosa.  Esto puede generar confusión cuando los bebés desarrollan alergia o intolerancia a la leche de vaca.  Muchas personas asumen naturalmente que es la lactosa de la leche sin embargo, casi siempre es un componente de la proteína, no de la lactosa.

A comparación de otras fórmulas infantiles que contienen un índice glucémico alto al utilizar azúcares procesadas (fructosa, maltodextrina o jarabe de maíz) como carbohidrato y endulzante, HiPP Combiotic, sigue las mejores recomendaciones internacionales y contiene 100% lactosa en todas las etapas de sus fórmulas.

LA IMPORTANCIA DE LOS PREBIOTICOS Y PROBIOTICOS

Alrededor del 30% del microbiota de un bebé amamantado proviene de probióticos naturales que se encuentran en la leche materna. Una microbiota saludable mejora el sistema inmunológico, reduce los cólicos, reduce las alergias, previene el eccema y más.

TODO EMPIEZA POR LA MICROBIOTA

El microbiome es el conjunto de genes de microorganismos presentes en nuestro organismo y a este conjunto se le denomina microbiota. Está integrada principalmente por bacterias, virus y hongos que son MUY buenos para el cuerpo.

En el caso de los bebés, la microbiota se desarrolla durante la gestación y posteriormente en la infancia.
El modo en el que nacemos es clave en la composición de la microbiota; sobre todo en el tipo de bacterias que primero colonizan nuestro intestino.

Se ha demostrado también que la edad de gestación puede influir en la microbiota intestinal del bebé: la estructura es diferente en los bebés prematuros que la de los bebés que nacen en el término normal del embarazo. La nutrición infantil afecta la microbiota en muchas maneras. La microbiota de un bebé alimentado por lactancia materna es diferente a la del bebé alimentado por fórmula infantil.

La leche materna es un alimento perfecto y es sin duda la mejor alimentación que le puedes dar a tu bebé. Por lo que, hace sentido que el camino para imitar su valor nutricional sea el examinar a detalle su composición.

En específico, la leche materna contiene una variedad importante de prebióticos y probióticos. Son esenciales para el desarrollo de una microbiota saludable y contrario a lo que los anuncios publicitarios y campañas de marketing nos han hecho creer, el uno sin el otro no funciona.

ÁCIDOS GRASOS

Las grasas son especialmente importantes para el desarrollo del cerebro, sistema nervioso y la vista de los bebés.

El cuerpo no puede producir por sí solo los ácidos grasos, es por esto que los bebés deben obtenerlos de fuentes como la leche materna o fórmulas infantiles. Las recetas HiPP Combiotic contienen los niveles requeridos por la legislación Europea de DHA y ARA, conocidos como Omega 3 y 6.

HiPP utiliza también un aceite de palma orgánico producido de manera 100% sustentable, protegiendo los bosques tropicales y la biodiversidad, donde no hay deforestación.

ÁCIDOS GRASOS – DHA y ARA

Los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPs), conocidos como Omega-3 y Omega-6, son muy importantes para el desarrollo del cerebro, sistema nervioso y la vista de los bebés.

El cuerpo no puede producir por sí solo los ácidos grasos, es por esto que los bebés deben obtenerlos de fuentes como la leche materna o fórmulas infantiles. El ácido linoleico (omega-6) y el ácido alfa-linolénico (omega-3) pertenecen a estos ácidos grasos. Por ejemplo, el aceite de canola y los pescados grasos son ricos en Omega-3, mientras que el aceite de girasol es rico en Omega-6.

El DHA (ácido docosahexaenoico) y el ARA (ácido araquidónico) son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga (LCPs) esenciales para el desarrollo de tu pequeño. El DHA pertenece a la familia de ácidos grasos omega-3 y ARA a la de omega-6. Estos ácidos grasos son cruciales para promover la agudeza visual, las respuestas inmunológicas y el crecimiento del tejido neural.

Las recetas HiPP Orgánico Combiotic contienen DHA y ARA a los niveles requeridos por la legislación europea.

ACEITE DE PALMA

Las grasas son uno de los componentes más importantes de cualquier dieta, especialmente para los niños. Es una fuente de energía y ayuda al desarrollo de los bebés. Las grasas también son importantes en la absorción de algunas vitaminas y minerales que el cuerpo necesita. El aceite de palma es uno de los pocos aceites vegetales que es naturalmente rico en grasas saturadas. Es un aceite derivado de la palmera y se utiliza típicamente para fines nutricionales.

HiPP utiliza el aceite de palma como fuente de grasa porque es similar al ácido oleico y al ácido palmítico que se encuentran en la leche materna. El aceite de palma también tiene otros beneficios nutricionales. Tiene un alto contenido de vitamina E, K y beta caroteno, por lo que es ideal para el desarrollo de la visión. Además, una dieta que incluya aceite de palma significa que hay menos posibilidades de que haya una deficiencia de vitamina A.

Al combinar el aceite de palma con el aceite de canola y el aceite de girasol en las fórmulas HiPP Orgánico Combiotic, la mezcla proporciona un buen perfil de ácidos grasos que cumple con los requisitos nutricionales de los bebés.

HiPP utiliza aceite de palma orgánico producido de manera 100% sustentable para sus fórmulas lácteas, protegiendo los bosques tropicales y la biodiversidad, donde no hay deforestación. El aceite de palma que utilizan proviene de la agricultura orgánica sustentable (pequeños agricultores locales, predominantemente de América del Sur desde 1994), que están certificados por la RSPO y Rainforest Alliance.